Computing España, nº 453
30 de noviembre de 2005, p. 18.

Si el equipo responsable de la dirección de proyectos se pregunta en una reunión "¿Cómo podemos conseguir acabar con éxito nuestros proyectos?", pueden ocurrir dos cosas:

• que el debate se mantenga en un plano de generalidades que no llevan muy lejos y dejan la sensación de haber perdido el tiempo,
• que la discusión descienda demasiado a los detalles de casos reales y se caiga casi inevitablemente en la búsqueda de culpables.

Ambas situaciones dejan un mal sabor de boca, tienen escaso impacto en la marcha de los trabajos y desmotivan, reduciendo la capacidad de mejora.
Entonces, ¿cómo aprender de los errores sin "hacer sangre"? ¿Cómo compartir criterio antes de enfrentarse al problema en el campo de batalla del proyecto?

Ver artículo en pdf (223 KB).