Peter Howitt (guionista y director) 1997.
Ante la dificultad de traducción del título original (muy sugerente), la distribución española erró de nuevo al titularla "Dos vidas en un instante".
No es una gran película pero plantea un guión con dos historias paralelas que se aproximan y se separan en el transcuro de la cinta.

La historia de Helen (Gwyneth Paltrow) comienza con el amanecer de un mal día: la despiden del trabajo y se vuelve a casa. Cuando va a coger el metro en la estación londinense de Embankment la historia se divide:
- pierde el metro (Helen-A)
- toma el metro (Helen-B)

A partir de ese momento las dos historias discurrirán en paralelo, aproximándose y alejándose, alternándose entre situaciones positivas y negativas (la historia que parece que va a ir peor, mejora, al menos durante buena parte de la película).

foto

1. Breve arranque de la historia.

2. Bifurcación: Helen-A además sufre el robo del bolso de un tirón y al caer se hiere una ceja, siendo llevada por un taxista al hospital. Sin embargo, esto le impedirá enterarse de que su novio Jack le es infiel, mientras Helen-B llega a casa y lo sorprende con su amante.

3. La situación que parece ir peor para Helen mejorará gradualmente (Helen-B conoce a James y encuentra un buen trabajo) y la que parecía no ir tan mal se convierte en la estable pero deprimente vida de Helen-A.

4. Las historias no sólo se cruzan, sino que coinciden, porque Jerry-B ve a Helen-A en la regata de Dorset (aunque Helen-B, evidentemente no la vea).

5. Los caminos se vuelven a cruzar cuando ambas se quedan embarazadas: la felicidad de Helen-A por la próxima maternidad es inversa a la decepción de Helen-B, que por un equívoco cree que ha sido traicionada por James, precisamente cuando espera un hijo suyo.

6. Helen-A no tardará en acompañar a su espejo en la decepción, porque por fin descubre la infidelidad de Jack. Sin embargo, Helen-B encuentra a James y se deshace el equívoco.

7. Poco después Helen-B sufre un atropello en la calle, mientras Helen-A cae por unas escaleras. Ambas acuden al mismo hospital, volviendo a cruzarse las historias, y ambas pierden al niño. Helen-B muere en brazos de James. Cuando este abandona el hospital, se encuentra en el ascensor con Helen-A, a quien han dado el alta. De esta forma se abre una puerta reconstruir las vidas maltrechas de ambos.

La imagen que evoca el título inglés es muy ilustrativa: la puertas correderas automáticas que se cierran y se abren cuando nos aproximamos a ellas. El director las usa en varios momentos de la película para resaltar la idea de cambio:

  • puertas del metro: abren una nueva vía narrativa
  • oficina de James: muestra alternativas en la interpretación de la realidad
  • ascensor: al final abre una nueva oportunidad vital
Lo dicho, no se trata de una gran película, pero el tratamiento temporal no deja de ser interesante.