Los ‘trabajadores del conocimiento’ son el principal recurso de las empresas, que venden el ‘saber hacer’ de sus empleados.
La gestión del conocimiento hace una serie de peticiones a los trabajadores del conocimiento que chocan con la cultura empresarial tradicional y con las prácticas de gestión más difundidas.

·
Petición Contradicción
1
Ofrece tu conocimiento Se les pide que compartan lo que saben, que pongan a disposición de todos sus ideas e intuiciones. Por lo general esto no lleva consigo reconocimiento expreso ni contraprestaciones concretas. De esta forma el trabajador del conocimiento siente que se desprende de una parte valiosa de su ventaja competitiva individual y que, al contrario de lo que ocurrió cuando le seleccionaron para incorporarse a la empresa, ahora es más valorado por lo que puede aprender que por lo que sabe.
2
Admite tu ignorancia Se les pide que utilicen el conocimiento de los demás, lo que implica admitir que los demás saben más que uno. Además en el proceso de aprendizaje la mejor actitud es la de admitir lo que uno ignora para estar en disposición de colmar lagunas y encajar lo nuevo con lo ya sabido. Sin embargo, en la empresa hay pocas recompensas y muchos castigos por reconocer ignorancia.
3
Debes estar dispuesto a fallar A los trabajadores del conocimiento se les pide un continuo aprendizaje en un proceso inevitable de ensayo, error, perfeccionamiento, fallo, investigación. Esto significa que el trabajador del conocimiento tiene que estar dispuesto a fallar y a aprender de los errores. Al mismo tiempo, sus superiores le exigen resultados, alta eficacia y rentabilidad. Y nada de fallos que cuestan dinero a la empresa.
4
Haz preguntas Para poder ofrecer soluciones uno tiene que hacerse las preguntas adecuadas. A veces hay que cuestionar lo que parece indudable para llegar al fondo del problema y responder con innovación. El proceso de aprendizaje requiere formular muchas y certeras preguntas, pero la empresa le pide respuestas y soluciones inmediatas.
5
Dedícale tiempo Las actividades vinculadas con la GdC requieren tiempo. Hay que documentar el trabajo hecho, explorar nuevos caminos, presentar conclusiones, abrirlas a debate. Todo ello requiere tiempo. Y no es tiempo perdido. Pero la empresa quiere plena ocupación, el máximo posible de horas dedicadas a producción.
6
Sigue mejorando Como lo que hoy es válido mañana no bastará, se pide al trabajador del conocimiento que siga su búsqueda para ofrecer lo mejor también en el futuro. Eso sí, sin incurrir en retrasos de lo que tiene ya fecha de entrega.