Cuento neo-oriental

De regreso de una visita a un cliente, cuya sede estaba en una lejana ciudad, un equipo de expertos en tecnologías de la información hizo un alto en su viaje. La belleza del paisaje les hizo detener su vehículo en el arcén de la poco transitada carretera.

Al fondo se alzaban imponentes unas montañas de tono rosado, las lejanas faldas teñidas de verdes bosques desembocaban en una árida llanura rojiza que llegaba hasta la carretera en la que se habían detenido. Justo enfrente de ellos, al pie del paisaje, había un viejo pozo y apoyado sobre él, sentado en el suelo, un joven de humilde aspecto.

Quedáronse los cinco de pie mirándolo desde el otro lado de la carretera y el experto en tecnología dijo: -"El sistema de extracción de agua es obsoleto. Lo que necesita este hombre es un sistema de bombeo accionado por sensores de temperatura en la tierra y detectores de humedad que pongan en funcionamiento un sistema de irrigación que optimice el aprovechamiento del agua en el cultivo".

El consultor de negocio reaccionó de inmediato: -"¡Un momento! Eso puede estar muy bien, pero primero habría que analizar las fortalezas y debilidades: este campo está infrautilizado, con buena parte en barbecho, tiene la ventaja de un pozo y está rodeado por fincas mayores. Podría acceder a maquinaria agrícola en arriendo por parte de sus vecinos. La proximidad a la carretera hace más fácil el acceso a rutas de distribución, si bien no está claro que cuente con la inversión adecuada para explotar el negocio a gran escala".


El experto en diseño y comunicación tomó la palabra: -"Captar fondos para ayudarle no tiene por qué ser un problema. ¿Habéis visto esa mirada mezcla de tristeza y esperanza?" -Formando un rectángulo con sus pulgares e índices extendidos, continuó: "Ya estoy viendo el slogan de la campaña: 'La inmigración y el despoblamiento rural necesitan apoyo, ¡Démosle una oportunidad!'."

De inmediato terció el jefe de proyecto: -"Antes de nada habrá que saber qué costes va a tener el proyecto, para saber cuánto hay que recaudar. Para ello hay que estimar el esfuerzo necesario y hacer una planificación detallada de objetivos y tareas, que permitan saber las dimensiones de la financiación detallada y llegar a tiempo a la temporada de la próxima siembra.

Los cuatro se quedaron mirando a su colega, el experto en usabilidad, quien les devolvió la mirada con asombro y les dijo: -"Y ¿por qué no empezamos por preguntarle a él qué hace aquí y si necesita algo? Así lo hicieron, cruzando la calzada y obteniendo esta respuesta:
- "Buenos días, señores. Estoy esperando el autobús de línea y creo que viene con retraso. ¿No tendrán hora?" Todos miraron su reloj y contestaron casi al unísono. Luego volvieron al coche y reanudaron su viaje.

Antes de pasar por el siguiente pueblo se cruzaron con un viejo autobús de línea, aunque ninguno se atrevió a hacer comentarios.