Son pocos los hilos de Ariadna que permiten seguir un camino que lleve a la salida: al fin que perseguimos con nuestro periplo internáutico.
Pero ¿cómo encontrar el camino en un laberinto? Escuchemos el consejo de un experto:

"Sólo hay una manera de encontrar la salida de un laberinto. Al llegar a cada nudo nuevo, o sea hasta el momento no visitado, se harán tres signos en el camino de llegada. Si se observan signos en alguno de los caminos del nudo, ello indicará que el mismo ya ha sido visitado, y entonces sólo se marcará un signoen el camino de llegada. Cuando todos los pasos de un nudo ya estén marcados, habrá que retroceder. Pero si todavía quedan uno o dos pasos sin marcar, se escogerá uno al azar, y se lo marcará con dos signos. Cuando se escoja un paso marcado con un solo signo, se marcarán dos más, para que ya tenga tres. Si al llegar a un nudo sólo se encuentran pasos marcados con tres signos, ello indicará que ya se han recorrido todas las partes del laberinto".
[Guillermo de Baskerville] U. Eco, El nombre de la rosa.