José Ochoa, Atlas histórico de la Biblia. Antiguo Testamento, Acento Editorial, Madrid 2003.

 

adobe. Mezcla de barro y paja con forma de paralelepípedo que se deja secar al sol hasta que se endurece. Se usa como material de construcción que no tiene la consistencia y duración del ladrillo.

asherá. Diosa madre de la fertilidad en la religión de los cananeos y de los fenicios. Fue asimilada a la diosa egipcia Isis, la babilonia Ishtar, la cartaginesa Tanit. Los griegos la identificaban con Afrodita, Cibeles y Hera. Se le solía dar culto junto con la divinidad masculina preeminente de la que se consideraba su esposa. Por lo general era representada en tallas de madera de una sola pieza, aunque hemos conservado otras en materiales diversos.

escarabeo. Representación del escarabajo pelotero que era considerado por los egipcios como un animal sagrado, símbolo del poder solar. Era representado en joyería y en sellos que se hicieron muy frecuentes en el Imperio Medio y que fueron usados por todo el Oriente Próximo.

execración. La crítica y la reprobación adquiría en la cultura egipcia rasgos de aversión y repulsión hacia pueblos enemigos. Ese aborrecimiento tomaba forma en textos que servían para conjurar el mal contra el enemigo.

óstracon. Fragmento de cerámica o trozo de piedra que se usaba entre los egipcios, los hebreos y los griegos como superficie para escritura o para hacer cuentas.

wadi. Término árabe que designa un cauce fluvial seco salvo en la estación de las lluvias. Estos arroyos, que están secos buena parte del año, son muy frecuentes en zonas semiáridas o desérticas y están sometidos a procesos de erosión y sedimentación muy rápidos.

© José Ochoa - Acento Editorial 2003

cananeos


Fragmento de una escena de tributo en una placa de marfil cananea, procedente Megido (siglos XIII-XII a.C.), conservada en el Museo Arqueológico Rockefeller de Jerusalén.

Ilustración de Elena Urizar
(no incluida en el libro)