Donde Netijote, vuelto a sus andanzas, departía con su escudero sobre la provisión de víveres de que habían menester para sus aventuras.

E.comm, num. 22 , abril de 2001 (pdf 65Kb)